Obra de LT Menu Biblioteca Menu Publicaciones Menu Estudios Menu Novedades

¿Quién es V.Olberg?[1]

 

 

20 de agosto de 1936

 

 

 

Según la acusación, V. Olberg declaró que entró a la Unión Soviética, cumpliendo órdenes de Trotsky, para realizar actividad contrarrevolucionaria, específi­camente para asesinar a Stalin. Una persona que acepte una misión tan especial no sólo debe conocer a Trotsky, sino que inclusive debe gozar de toda su confianza (si aceptamos por un momento la hipótesis de que Trotsky busca gente para cometer atentados terroristas). ¡Sin embargo, el testimonio del propio Olberg revela que jamas conoció a Trotsky! Y no porque no lo quisiera.

Por una feliz casualidad encontré en mis archivos dos cartas que tienen que ver con Olberg; y entonces recordé un incidente que en su momento fue absolutamente insignificante, pero que ahora adquiere la mayor importancia política.

A principios de 1930 yo buscaba un secretario que supiera ruso. Mis amigos alemanes Franz Pfemfert (conocido editor de izquierda) y su esposa (traductora de mi autobiografía) recibieron una carta del ciudadano letón V. Olberg, que se proponía venir a Prinkipo para trabajar conmigo como secretario.[2] Los Pfemfert invitaron a Olberg a su casa para descubrir de qué clase de persona se trataba. El 1° de abril de 1930 recibí una carta de Franz Pfemfert: "Olberg produce una pé­sima impresión, es un sujeto que no merece la menor confianza." La carta explica que Olberg, ex stalinista, afirmaba haber cambiado de posición del día a la noche para hacerse partidario de la Oposición, y que inmedia­tamente había hecho una serie de preguntas muy indiscretas sobre la Oposición Rusa, sobre Trotsky y su for­ma de vida, etcétera. "No debemos subestimar a la ca­marilla stalinista -continúa Pfemfert-. Hará cual­quier cosa con tal de infiltrar espías en nuestras filas... Es posible que Olberg sea un simple periodista, no un agente directo de Stalin. Pero es... un individuo histérico, arrogante, sin tacto... No debe admitir a Olberg en su hogar porque en veinticuatro horas se convertirá en una carga insoportable. Posible: más aun, es segu­ro. Aprovechará la visita para sus ’escritos’... si no para sus informes a la GPU."

El 2 de abril de 1930 la señora Pfemfert me escri­bió: "Cuando supimos que existía la posibilidad de que Olberg le visitara, quedamos horrorizados." La carta caracteriza a Olberg como un tipo degenerado y corrompido.

Ante semejantes "recomendaciones" ya ni cabía hablar de contratarlo como secretario. No supe nada más sobre él. Ahora el hombre afirma -mejor dicho, sus maestros le obligan a afirmar- que yo lo envié a la Unión Soviética para asesinar a Stalin.

Repito: no conocí a Olberg y él no se atreve a decir lo contrario. Sólo sé de él lo que dicen las dos cartas arriba citadas, enviadas por amigos que merecen mi plena confianza. El hecho de que la GPU no pueda encontrar mejores testigos en mi contra arroja una gran luz sobre el juicio. No me cabe duda de que los demás testigos son de la misma calaña. Espero demostrarlo en un par de días.

Posdata. El señor Franz Pfemfert reside en el exi­lio en Carlsbad, Checoslovaquia, donde trabaja como fotógrafo. Seguramente confirmará lo dicho.



[1] Quién es V. Olberg?. Con autorización de la Biblioteca de la Univer­sidad de Harvard. Valentín Olberg (1907-1936) se unió a la Oposición de Izquierda alemana en 1930, pero fue expulsado, sospechoso de ser agente de la GPU. El juicio de Moscú lo condenó a muerte. Trotsky en­contró en su archivo las copias de su correspondencia con Olberg (véase Escritos 30) [ Tomo 1, volumen 4 de la edición de Pluma].

[2] Franz Pfemfert (1879-1954): dirigió el periódico expresionista alemán Die Aktion desde 1911 hasta 1932. Alexandra Ramm, su esposa, tradujo las obras de Trotsky al alemán.



Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?