Obra de LT Menu Biblioteca Menu Publicaciones Menu Estudios Menu Novedades

Una falsa interpretación de la nueva orientación[1]

 

 

8 de octubre de 1933

 

 

 

Al Secretariado Internacional

 

Estimados camaradas:

 

En vísperas de la conferencia de la Liga [francesa] le dirigí una carta personal al camarada Witte en la que trataba de persuadirlo de que no siguiera por el camino que ha tomado, ya que con ello no le hará ningún bien a la Oposición Internacional, a la sección griega ni le lo hará a sí mismo. Le previne que su intriga rupturista en la Liga de París tendría repercusión internacional e influiría muy perniciosamente, en particular en la sección griega.

Si entabla una lucha abierta y áspera, inevitablemente las dos secciones defenderán su posición ante todas las demás. Su avance mostrará a la inmensa mayoría de las secciones, que combatieron a Landau, Mill, Well[2] y otros, que se reproduce la lucha contra esa gente, aunque de peor manera. En última instancia, las cosas se plantearán de tal manera que el camarada Witte, después de sufrir una derrota en la Liga y en la organización internacional, inevitablemente in­tentará oponer la sección griega a todas las demás. Por la propia lógica de la situación, esta pretensión llevará fatalmente a la desintegración de la sección griega y a su transformación en una sección nacional de Witte. En su respuesta, Witte interpreta este análisis, brevemente formulado en mi carta, como un intento mío "de eliminar" a la sección griega. Creo que Witte no comprende el significado de mi carta. Su interpre­tación no está destinada a mí ni a la Oposición Interna­cional en general sino a la sección griega. En otras pala­bras, Witte está totalmente empeñado en oponer la sección griega a la Oposición Internacional y no duda en recurrir a las insinuaciones desleales.

Pese a que en su carta Witte se refiere a su "ortodoxia" bolchevique, en base a la experiencia que hemos hecho con él llegué personalmente a la conclu­sión de que, aunque haya asimilado tal o cual fórmula teórica o estratégica de la Oposición de Izquierda, los métodos del bolchevismo le son muy ajenos. Lo mani­festó especialmente en la carta que me envió; atribu­yéndome el monstruoso propósito de "eliminar" a la sección griega, escribe patéticamente: "Mientras la Oposición de Izquierda se orienta hacia los socialistas de izquierda, somos intolerantes y hostiles con la organización bolchevique de Grecia." En otras palabras, Witte desarrolla la posición de Giacomi: estamos dando un giro a la derecha y por eso nos vemos obligados a romper con los verdaderos bolcheviques.

Considero que no valdría la pena hacer el esfuerzo de responder a esta afirmación si detrás de ella no se escondiera una interpretación radicalmente falsa de nuestra nueva orientación. Probablemente Witte cree que esta orientación implica entablar relaciones más conciliadoras con el centrismo, el menchevismo, etcétera. En realidad la circunstancia de que las organi­zaciones socialistas de izquierda se acerquen a nosotros nos obliga a ser doblemente celosos de la más estricta tenacidad principista y disciplina interna; sólo con esta condición nuestros cuadros, menos numerosos que los de ellos, podrán ejercer una saludable influencia revolucionaria sobre los partidos centristas de izquierda. Por eso nuestra nueva orientación nos exige una cohesión más estrecha en nuestras filas y una mayor in­transigencia hacia las vacilaciones de todo tipo, hacia los métodos organizativos mencheviques y las intrigas e insinuaciones personales.

La respuesta del camarada Witte demuestra que mi intento de apelar a su responsabilidad revoluciona­ria fue un error. Lo rectifico sometiendo oficialmente el episodio a consideración del Secretariado Internacional como organismo dirigente de nuestra organización internacional.

 

G.G. [León Trotsky]



[1] Una falsa interpretación de la nueva orientación. Boletín Interno, Liga Comunista de Norteamérica, N° 15, julio de 1934. Firmado "G.G."

[2] Kurt Landau (m. 1937): durante un breve período, miembro de la Oposición de Izquierda en Austria antes de su escisión en 1931; lo asesinaron los stalinistas en España durante la Guerra Civil. M. Mill: elegido por la sección rusa para el Secretariado Administrativo, fundamentalmente a causa de su conocimiento del idioma ruso; en 1932, cuando se lo removió de este puesto por sus maniobras e intrigas personales, se hizo agente del stalinismo. Roman Well era el seudónimo del doctor Robert Soblem, uno de los dos hermanos Sobolevicius, orinales de Letonia, destacados dirigentes de la Oposición de Izquierda antes de capitular al stalinismo en 1932; Soblem se suicidó en 1962 en Estados Unidos, perseguido como espía. En Escritos 1932-1933, Trotsky hace un análisis sociológico-político de las personali­dades del tipo de las de Mill y Well, también escribe las siguientes observaciones sobre el "landauismo": "Debido a las condiciones especiales en que se originó, la Oposición de Izquierda estuvo formada durante determinado período (el de su decadencia) por individuos y grupúsculos, predominantemente de carácter intelectual o semiintelectual, sin perspectiva política y sin raíces en la clase obrera. Sin el hábito del trabajo serio y de la responsabi­lidad, sin estar estrechamente ligados a nada ni a nadie, nómades políticos sin equipaje, que arrastraron de ciudad en ciudad y de país en país algunas fór­mulas baratas, algunas bonitas frases críticas y un poco de práctica en la intriga, esos ’oposicionistas’ -cuyo representante más acabado es Landau- durante largo tiempo frenaron el desarrollo de la Oposición de Izquierda y la comprometieron ante los trabajadores reflexivos. Buena parte de estos últi­mos cuatro años la dedicamos a limpiar de la Oposición al ’landauismo’ y, al igual que en otros terrenos, el éxito es indiscutible. Pero el verdadero triunfo sobre la intriga y las disputas banales lo lograremos creando una direc­ción de proletarios firmes, ligados a las masas y que se sientan los dueños de su propia organización." (Sobre la situación de la Oposición de Izquierda, 16 de diciembre de 1932.)



Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?