Obra de LT Menu Biblioteca Menu Publicaciones Menu Estudios Menu Novedades

El marxismo como ciencia[1]

 

 

11 de abril de 1933

 

 

 

A Sidney Hook:

Estimado profesor Hook:

 

Leí con interés su artículo publicado en The Nation [La Nación]. El mismo me suscitó algunas dudas.

1. El título de su artículo -El marxismo: ¿dogma o método?- me causa cierta inquietud. Esa alternativa no agota el problema. El marxismo no es un dogma, pero tampoco es únicamente un método; es, también, una doctrina. La dialéctica materialista es un método. Pero Marx no se limitó a formular ese método, sino que lo aplicó en dos terrenos al crear la teoría de la economía capitalista (ciencia) y la teoría de los procesos históricos (la "filosofía de la historia" o, mas precisamente, la ciencia).

2. Usted cierra su articulo con la siguiente frase: "[el marxismo] no es dogma, ni mito, ni ciencia objetiva, sino un método realista para la acción de clase".

¿Qué significa aquí la palabra "realista"? Objetiva­mente se basa en el verdadero conocimiento real de los procesos objetivos -en todo caso sociales-; el conoci­miento de lo objetivo es una ciencia. La politica marxis­ta es realista en la medida en que se basa en el marxis­mo como ciencia.

3. Usted dice que es tan fácil comprender la doctri­na marxista independientemente de sus objetivos revo­lucionarios como comprender las recetas de un médico independientemente del problema de la salud. Esta comparación es válida únicamente dentro de ciertos límites. El único médico capaz de hacer recetas útiles es el que basa su accionar en la anatomía, la fisiología, la patología y toda una serie de ciencias objetivas. ¿Có­mo es posible separar la práctica realista de la teoría científica? En última instancia, todo el conocimiento científico -y no solamente en el terreno de la medi­cina- surge de las necesidades prácticas y sirve a esas necesidades prácticas.

4. Usted dice: "De los postulados teóricos de esta ciencia del marxismo resulta que la oposición revolu­cionaria a la guerra mundial de 1914 era utópica, por­que la guerra y la psicología de guerra derivaron ine­vitablemente del conjunto de factores socioeconómicos de la época". Esta contraposición me resulta incom­prensible. La lucha contra la guerra sería "utópica" porque la guerra surge inevitablemente de las circuns­tancias objetivas. En primer lugar, las ideas utópicas también surgen de las circunstancias objetivas. En se­gundo término, la lucha contra los acontecimientos "inevitables" no es necesariamente utópica, porque los acontecimientos inevitables se encuentran limitados en el tiempo y en el espacio. En el caso particular de la guerra, este acontecimiento históricamente "ine­vitable" resultó "utópico" para el objetivo que perse­guía, poner fin al impasse imperialista.

5. Usted afirma: "El error más grave de Marx fue no atribuir mayor importancia a los coeficientes tempo­rales del proceso". Esta acotación es justa respecto a muchos marxistas vulgares, sobre todo de la época de la segunda Internacional, pero es absolutamente erró­nea en relación al propio Marx.

Cuando las circunstancias me lo permitan volveré sobre este tema para tratarlo de manera más extensa; mientras tanto, reciba mis saludos fraternales.

 

L. Trotsky



[1] El Marxismo como ciencia. The Nation, 5 de julio de 1933. El articulo El marxismo: ¿dogma o método? apareció en la edición del 15 de marzo del mismo diario. La edición del 5 de julio también publicó los comentarios de Hook a la respuesta de Trotsky.



Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?