Obra de LT Menu Biblioteca Menu Publicaciones Menu Estudios Menu Novedades

¿Qué le ocurrió a Rakovski?[1]

 

 

25 de mayo de 1933

 

 

 

El problema de la suerte de Rakovski está envuelto en un trágico misterio. Ya no se encuentra en Barnaul, adonde se lo había deportado. En base a informes provenientes de dos fuentes distintas -una de la oposición, la otra "oficial", vale decir, ligada al stali­nismo- puede afirmarse que Rakovski, que se hallaba enfermo, fue trasladado de Barnaul a Moscú. Según la primera fuente, Rakovski murió en un hospital del Kremlin. La fuente "oficial" difunde la especie de que Rakovski fue operado y curado. Indirectamente, a tra­vés de L ’Humanité, Stalin negó el informe de la muerte de Rakovskí, pero la cúpula nada dijo sobre la suerte que corrió después. Un despacho de Reuter fechado en Moscú dice que "Rakovski ejerce la profesión médica en el distrito de Iakutsk". La agencia Reuter no podría haberlo inventado; indudablemente escuchó el rumor en Moscú.

¿Cómo vincular estos hechos? El traslado de Rakovski de Barnaul al hospital del Kremlin indicaría que se le está brindando una atención médica extraordi­naria. Si es así, ¿por qué después de la operación no se lo trasladó al sur, como vienen exigiendo los médicos desde hace tiempo, ni a Barnaul, sino al circulo polar, donde imperan condiciones fatales para su organismo? No tenemos informes que permitan desentrañar esta contradicción. Nos vemos obligados a exponer una hipótesis que estará sujeta a verificación. En todo caso, los hechos previos la respaldarían.

La enfermedad de Rakovski coincidió a la vez con una nueva oleada de furia antitrotskista y con las negociaciones secretas que culminaron en la última capitulación de Zinoviev y Kamenev. Del contenido de las declaraciones de éstos surge claramente que Stalin necesita testimonios de peso para utilizarlos contra la Oposición de Izquierda. Cuesta decirlo, pero es probable que los stalinistas hayan utilizado la enfermedad de Rakovski para exigirle algún tipo de declaración. Es probable que se persiguiera este fin cuando se trasladó a Rakovski al hospital del Kremlin, sólo accesible a los privilegiados, y se le brindó una atención con la que un deportado ni siquiera puede soñar. Se dice que la operación tuvo éxito. Luego -y esto coincide plenamente con el carácter de Stalin- le debe de haber presentado la cuenta política. Rakovski -y esto coin­cide plenamente con su carácter- debe de haber rechazado la cuenta con indignación. Por eso el viejo guerrero no fue enviado nuevamente a Barnaul sino al Círculo Polar.

No encontramos otra explicación. Los stalinistas tienen todos los medios para refutar nuestra hipóte­sis. Aguardaremos impacientes a que lo hagan; o quizás nuestra hipótesis resulta demasiado... optimis­ta, y a los stalinistas les convendrá permanecer en silencio.



[1] ¿Qué le ocurrió a Rakovski?, The Militant, 10 de junio de 1933.



Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?