Obra de LT Menu Biblioteca Menu Publicaciones Menu Estudios Menu Novedades

Respuestas a las preguntas de Lloyd Tupling[1]

 

 

12 de agosto de 1938

 

 

 

P: A partir de su retiro, ¿ocupa usted sus días escribiendo? O más precisamente, ¿qué actividades realiza en un día corriente?

R: Mi tiempo lo dedico casi exclusivamente a escribir. Ahora estoy trabajando simultáneamente en dos libros: uno sobre Stalin, el otro sobre Lenin. El primero será publicado por Harper and Brothers a principios del próximo año, el segundo un año después.

P: ¿Cree usted que la suspensión del fuego entre las tropas rusas y japonesas en la frontera de Manchuria significaría un cese definitivo y duradero de hostilidades? ¿Cuál cree usted que fueron los motivos de la URSS para iniciar los combates?

R: No soy optimista acerca de la tregua entre la URSS y Japón. Es imposible para Japón internarse más en China sin llegar a un mayor conflicto con la URSS en Vladivostok. Mientras Japón prefiere posponer un eventual arreglo de cuentas con la URSS hasta que su posición esté más segura en China, los eventos internos en la URSS tientan al Japón a golpear ahora. Es por esta razón que Japón ha venido siguiendo una doble política: provocaciones, violaciones de la frontera, saqueos, y al mismo tiempo, negociaciones por canales diplomáticos con el objeto de dejar el camino abierto para semirretiros temporales en caso de que al Japón le parezca que la URSS es demasiado fuerte.

P: En las últimas décadas hemos visto el más rápido cambio en los sistemas políticos que gobiernan a varios pueblos. ¿Cuánto tiempo cree usted que pasará antes de que Estados Unidos se convierta en una sociedad gobernada por principios marxistas, si es que esto ocurre?

R: Si la línea general de desarrollo es clara, los intentos de fijar con anticipación los términos del cambio histórico son vanos. Sin embargo, se puede afirmar una cosa con certeza: el ritmo del desarrollo en nuestra época es incomparablemente más rápido, convulsivo, catastrófico que en cualquier época anterior.

P: ¿Podría usted darme una definición de un "trotskista"?

R: Un "trotskista" es alguien que, basándose teóricamente en los puntos de vista marxistas, liga su actividad a la lucha de los trabajadores por su emancipación; que basa sus esperanzas para un futuro mejor exclusivamente en la conciencia de las masas trabajadoras; que está libre de cualesquiera consideraciones de profesionalismo o interés personal; que es lo suficientemente fuerte para soportar calumnias, persecuciones y trampas clandestinas; que encuentra su mayor satisfacción, no en ventajas personales, sino en el progreso general de la humanidad.

P: Desde hace tiempo en los Estados Unidos muchos han creído que el cambio en la línea del Partido Comunista en 1935, que permitió la colaboración con los gobiernos burgueses, ha hecho retroceder el desarrollo de todos los movimientos de izquierda a la posición que tenían hace una década. ¿Usted cree que la reversión de las tácticas fue un descrédito para los intereses marxistas?

R: La Internacional Comunista sigue la degeneración de la casta dirigente en la URSS. Hace quince años era la vanguardia revolucionaria de la clase obrera. Ahora es un apéndice burocrático de la oligarquía de Moscú. El señor Browder y sus seguidores no tienen nada en común con las enseñanzas de Marx y Lenin. Representan ahora a un partido pequeñoburgués conservador que engaña a una parte de los trabajadores.

P: Después de la próxima gran guerra, que parece acercarse día a día, ¿bajo qué principios políticos se organizará la gente? ¿Cuáles cree usted que serán los efectos generales de esa guerra?

R: La nueva guerra mundial inevitablemente conducirá a una revolución social. Japón, Alemania e Italia, a causa de sus terribles tensiones internas, serán los primeros en el camino de la catástrofe; pero los otros los seguirán. Las clases dominantes no pueden hacer más que ver esta perspectiva y su miedo a ella es el único factor "pacifista" de nuestro tiempo.

P: Durante los Juicios de Moscú a finales de 1937 y principios de 1938, ¿por qué la GPU conectó las actividades políticas de sus prisioneros con el "trotskismo"?

R: La GPU trata de desacreditar al "trotskismo" a cualquier precio porque el llamado "trotskismo" es la tradición de la Revolución de Octubre y la esperanza de las masas trabajadoras para su liberación final. La nueva casta aristocrática le teme a las masas y odia al "trotskismo".

P: Respecto a esta cuestión he oído muchas respuestas, muchas de ellas conflictivas. Busco sus puntos de vista porque usted es la única persona en el mundo que puede responder con autoridad. ¿Qué le impidió regresar a Moscú para el funeral de Lenin? ¿Cómo fue tramado su exilio?

R: Recibí el anuncio de la muerte de Lenin en un telegrama en clave de Stalin cuando estaba muy enfermo en el Cáucaso. Pregunté inmediatamente en clave si tendría tiempo para regresar al funeral. Stalin me respondió que el funeral tendría lugar el sábado y que, en vista de mi enfermedad, el Buró Político no había considerado aconsejable mi regreso a Moscú. En realidad el funeral tuvo lugar el domingo. La comunicación de Stalin fue concientemente falsa e impidió mi participación en los servicios funerales. Sin embargo, sería ingenuo sobrestimar la importancia política de este episodio. El “complot” contra mí tenía unas profundas bases sociales. La nueva aristocracia surgió de la revolución y buscó aplastar a todos los viejos revolucionarios que permanecían fieles a las masas trabajadoras.



[1] Respuestas a las preguntas de Lloyd Tupling, con permiso de la Biblioteca de la Universidad de Harvard. Esta entrevista se incorporó también en un artículo sobre Trotsky por Lloyd Tupling, estudiante de la Universidad de Oregón, en el Sunday Oregonian, 4 de septiembre de 1938.



Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?