Obra de LT Menu Biblioteca Menu Publicaciones Menu Estudios Menu Novedades

Ni una palabra es cierta[1]

 

 

24 de enero de 1937

 

 

 

Las acusaciones presentadas en el juicio de Moscú tienen un solo objetivo: explotar las relaciones interna­cionales para eliminar a los enemigos internos. Stalin no ha inventado nada. Se limita a exagerar las acusaciones anteriores.

Por ejemplo, se dice que en 1935 escribí una carta a Radek, con quien había roto relaciones en 1928, para informarle que era necesario restaurar el sistema capitalista en la Unión Soviética; que envié esta carta por intermedio de Vladimir Romm (ex corresponsal de Izvestia en Washington), a quien no conocía.

Pero [el peligro de restauración del capitalismo] es exactamente lo que está haciendo esa nueva aristo­cracia cuyo jefe es Stalin. Este se limita a atribuirme, por intermedio de Radek, la política que yo le acuso públicamente de poner en práctica.

Desarrollo este concepto en mi último libro, La revolución traicionada, ya publicado en francés, que aparecerá próximamente en inglés.

También se afirma que existen cartas secretas mías, que nadie puede ver, donde yo insisto en que se permita la entrada de capitales japoneses y alemanes a Rusia. En realidad, en momentos en que Hitler se acercaba al poder yo insistí a través de la prensa en que se debía movilizar al Ejército Rojo en las fronteras occidentales de la URSS, como demostración de aliento y estímulo al proletariado alemán. Denuncié a Stalin a través de la prensa internacional por buscar los favores de Hitler apenas éste logró su victoria. En 1934 publi­qué artículos acerca del Ejército Rojo en varios periódicos, donde pronostiqué la derrota del ejército japonés en los llanos de Siberia Oriental.

Desde hace varios años, la segunda voz en el coro de los que me insultan pertenece a Goebbels (la prime­ra pertenece a Stalin). En 1934 las carteleras de Berlín se cubrieron de denuncias contra Trotsky y los trotskis­tas. Los obreros alemanes que comparten mis ideas se encuentran actualmente en campos de concentra­ción, cumpliendo condenas de trabajos forzados. El 6 de agosto del año pasado, los nazis noruegos, estre­chamente asociados a los alemanes, violaron mi domi­cilio y luego se unieron al coro de los stalinistas para exigir mi expulsión del país.

Un juicio tan evidentemente fraudulento como éste sólo podía realizarse en el estado totalitario de Stalin, donde los soviets, las organizaciones obreras y el Partido Bolchevique están amordazados y donde úni­camente la burocracia puede hablar, privilegio éste que se ha convertido, de hecho, en el monopolio de la mentira.

¿Qué podía ganar yo con la alianza con Hitler y el Mikado? ¿El poder? ¿Con qué fin? Si hasta los rusos blancos más obstinados han abandonado la idea de la intervención.

Debido a la derrota del proletariado en todo el mundo, mis ideas están representadas por pequeñas minorías en todos los países. Ni el asesinato de los burócratas soviéticos, ni la alianza con Japón y Alemania cambiarán esta circunstancia.

Al atribuirme estos objetivos Stalin busca, entre otras cosas, comprometerme ante la opinión pública de los países democráticos, para privarme de la posibi­lidad de encontrar asilo.

Rechazo todas las declaraciones de los acusados en mi contra. Ni una palabra es cierta. Considero que en este momento mi tarea política principal es destruir el control que ejerce la burocracia soviética sobre un sector importante de la clase obrera mundial. Este trabajo teórico y político, abierto a la inspección y a la crítica de todo el mundo, me satisface en la medi­da que está dedicado a la humanidad del futuro.



[1] Ni una palabra es cierta. Labor Action, 6 de febrero de 1937. Se trata de un comunicado al Manchester Guardian.



Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?