Obra de LT Menu Biblioteca Menu Publicaciones Menu Estudios Menu Novedades

Ideas sobre la sección francesa[1]

 

 

19 de abril de 1938

 

 

 

Queridos amigos:

 

Personalmente, aquí no hemos discutido lo suficiente acerca de la cuestión francesa. Esto es ahora lo más importante de todo. El desarrollo de la sección francesa no es satisfactorio. No nos comunican ninguna estadística, lo que es un mal signo en sí mismo. El periódico no aparece regularmente. Lo mismo sucede con el llamado periódico mensual. No tienen ni un sólo hombre con capacidad organizativa. Al mismo tiempo han sufrido duros golpes de los stalinistas y de los fascistas, o de la conspiración stalinista-fascista contra ellos.

No sé prácticamente nada acerca del verdadero estado de la organización Commune, pero su periódico es incomparablemente más rico. Hasta el mes pasado aparecía semanalmente; ahora aparece en un pequeño formato tres veces a la semana. Publicaron un grueso simposio "teórico" y numerosas hojas y folletos. Esta competencia está causando confusión general y es extremadamente perjudicial para nuestra sección. No podemos simplemente pasar por alto la organización Commune. Debemos ayudarle a nuestra sección a vencerla y eso sólo es posible mediante una cuidadosa combinación de medidas positivas y negativas.

 

Respecto a nuestra sección

 

1. Una comisión especial, con su participación, debe verificar su organización, la administración y contabilidad, especialmente la de las dos publicaciones.

2. Se les debe exigir que tomen medidas organizativas muy concretas como condición para darles una ayuda internacional.

3. La sección francesa debe ser el centro de atención de toda la Internacional. (En mi opinión es más importante enviar dinero ahora a Francia que a China.)

4. Si Sh. [ Shachtman] permanece en Europa, debe dedicar la mayor parte de su tiempo a la cuestión francesa, especialmente al periódico teórico mensual.

 

Respecto al grupo Commune

 

1. Seguramente apelarán en una forma u otra a la conferencia. Sería bueno provocar tal apelación algunas semanas antes de su realización. No debemos rechazarlos anticipadamente. Al contrario, debemos mostrarles que estamos dispuestos a reconsiderar las relaciones, claro está, sobre la base de ciertos principios y condiciones.

2. Aquí también debemos empezar con la verificación de su contabilidad pero naturalmente desde otro punto de vista. Debemos explicarles que la eliminación de cualquier sospecha en este aspecto es para nosotros, como organización internacional, una condición imperativa para cualquier discusión posterior. Si se oponen a esta verificación a pesar de nuestra insistencia se condenan a muerte: entonces publicaremos la noticia de que las discusiones fueron interrumpidas porque ellos no quisieron tolerar un control internacional de sus fuentes financieras. Esto sería un golpe mortal para ellos, por eso no rechazarán la intervención de una comisión de control si les es posible revelar sus propios “secretos comerciales”. Este punto me parece de la mayor importancia y tiene grandes ventajas para nosotros en cualquier caso: acepten o no nuestro control.

3. Si la comisión de control establece que La Commune existe sólo gracias a los asuntos comerciales de M. [Raymond Molinier], como supongo, la comisión debe declarar, sobre la base de todas las decisiones previas, que no podemos tolerar una situación en la que un camarada dirigente hace dinero con métodos dudosos y luego determina la política por medio de este dinero. En mi opinión la decisión debe ser que M. abandone el trabajo en Francia por lo menos durante dos años. Si él o ellos rechazan esta proposición debemos hacer público el hecho de que las discusiones fueron interrumpidas cuando se negaron a separar la política revolucionaria de los asuntos comerciales de M. Tal declaración a nombre de una organización internacional les dará un golpe mortal.

4. Si ellos aceptan las dos condiciones arriba mencionadas, la situación será muy favorable. Entraremos luego en discusiones políticas y organizativas. Condenamos sus métodos organizativos. Condenamos sus errores políticos, intrigas, etcétera. Hemos creado, bajo el Secretariado Internacional, una comisión con el propósito de promover la unificación. Si Sh. permanece en Europa, debe ser el director de esta comisión.

Creo que es la mejor forma de ayudar a la sección francesa. Durante el período de transición, después de la aceptación de todas las condiciones arriba mencionadas, podríamos hasta la unificación aceptar a la organización Commune como un grupo simpatizante. Le daría al Secretariado Internacional más derecho y posibilidades de intervenir en la vida interna de esta organización.

Todo el procedimiento es muy delicado. Por eso es necesario mantener todo el plan en absoluto secreto. Al mismo tiempo debemos ser muy firmes con nuestros camaradas dirigentes franceses, quienes seguramente rechazarán de antemano cualquier maniobra a gran escala como una "capitulación", etcétera. Debemos hacerles comprender que no estamos dispuestos a tolerar por más tiempo el estado miserable de la sección francesa en una situación política tan decisiva.

Por favor, comuníqueme si usted está de acuerdo con la línea general de este plan.

 

Fraternalmente suyo,

 

Hansen [Trotsky]



[1] Ideas sobre la sección francesa. De los archivos de James P Cannon. Esta carta a Cannon y Shachtman sugería una línea de acción a seguir en las negociaciones con el grupo dirigido por Raymond Molinier, quien había sido expulsado de la sección francesa en 1935 por publicar su propio periódico, La Commune. El grupo Molinier estaba entonces comprometido en un intento de alcanzar la reunificación de acuerdo a sus propias condiciones. Estas fueron rechazadas en la conferencia de fundación.



Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?