Obra de LT Menu Biblioteca Menu Publicaciones Menu Estudios Menu Novedades

En respuesta a Selden Rodman[1]

 

 

22 de setiembre de 1937

 

 

 

La economía socialista descansa sobre el principio de los “vínculos” nacionales e internacionales y, debido a ese hecho, exige el equilibrio riguroso entre todas las ramas de la industria. Esto presupone la cen­tralización científica de toda la economía. El anarquis­mo (forma extrema del liberalismo) rechaza la centra­lización y, así, entra en conflicto con las exigencias fundamentales de la economía. Sólo un grado más elevado de centralización puede garantizar el pleno desarrollo de las fuerzas productivas En este rumbo, las posibilidades son ilimitadas. El ingreso nacional aumentará, diez, cincuenta, cien o más veces, en comparación con el ingreso nacional de los países capi­talistas más ricos.

Sobre esta nueva base tecnológica y económica, la personalidad humana, liberada de la necesidad humi­llante de “llenarse la barriga”, alcanzará la plena madurez. Cada cual dispondrá de una cantidad de bienes primarios y energía eléctrica (o de otra forma de energía en un plano más elevado) para realizar trabajo creativo en todas las esferas: tecnología, ciencia, escultura, pintura, etcétera... Podemos anticipar que entonces el trabajo manual se desarrollará en el contex­to más elevado de la sociedad socialista; mas no como una tarea semiesclava, sino como arte, con ayuda del poder científico y técnico.

Los reaccionarios sueñan con conservar el artesano actual. Por regla general, disfrazan este objetivo tras la máscara de las consideraciones estéticas. En reali­dad, tratan de prolongar la vida de la pequeña burgue­sía, utilizada por el gran capital como base social. A veces estos caballeros tratan de ocultarse tras la fraseología “socialista”. Es sabido que esas tendencias nutrieron al fascismo, que ha exaltado al artesano, adulado a la pequeña burguesía y al campesinado, los ha alineado contra el proletariado y convertido en sus tropas de choque al servicio del capital financiero.



[1] En respuesta a Selden Rodman. Quatrieme Internationale, enero de 1938. Traducido del francés [al inglés] para la primera edición (norteamericana) de Escritos 37-38 por A.L. Preaton. Selden Rodmon (n. 1909), editor de Common Sense, revista liberal norteamericana. Visitó a Trotsky en México en setiembre de 1937.



Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?