Obra de LT Menu Biblioteca Menu Publicaciones Menu Estudios Menu Novedades

Stalin es todavía el satélite de Hitler[1]

 

 

2 de agosto de 1940

 

 

 

El último discurso de Molotov confirma que el Kremlin continúa siendo un satélite de Berlín y Roma. Los dirigentes comunistas de diferentes países han calmado a sus partidos con la promesa de que mañana, si no hoy mismo, Moscú volverá a girar hacia las “democracias”. El discurso de Molotov desmiente esas promesas. Cinco años de frentes populares “antifascistas” quedaron definitivamente desenmascarados como una pura charlatanería. La línea de Moscú hacia el exterior está determinada por una política de fuerza, no por principios políticos.

Molotov, es cierto, trató de ocultar la actual política del Kremlin mediante la fraseología antiimperialista. Pero su falsedad salta a la vista. Molotov desenmascaró el deseo de Inglaterra de retener sus colonias. Pero guardó silencio acerca del deseo de Alemania e Italia de quedarse con ellas. Habló del imperialismo japonés y norteamericano pero no dijo una palabra para condenar el bandidismo de Hitler y la política de chacal de Mussolini. Incluso más, subrayó por primera vez que el pacto germano-soviético le aseguraba manos libres a Hitler. Este simulacro unilateral de ataque al imperialismo sólo revela que la política de Moscú no es independiente sino que sirve a los intereses de un imperialismo contra el otro.

Un aumento de la población de veintitrés millones de habitantes no soluciona el problema de seguridad de la URSS. La victoria de Hitler y Mussolini sobre Gran Bretaña pondría inmediatamente a la orden del día del imperialismo alemán la marcha hacia el este. Resultaría claro así que al seguir la línea de la menor resistencia la oligarquía del Kremlin sólo acumuló dificultades y peligros.



[1]Stalin es todavía el satélite de Hitler. Socialist Appeal, 10 de agosto de 1940. Esta fue una declaración hecha a la agencia United Press.



Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?