Obra de LT Menu Biblioteca Menu Publicaciones Menu Estudios Menu Novedades

Dies se echa atrás[1]

 

 

12 de diciembre de 1939

 

 

 

La declaración del señor Dies del 12 de diciembre sobre las razones por las que abandonó el plan de hacer ú a Trotsky a los Estados Unidos es absolutamente falsa. Dies dice que “México no le dio garantías de que se le permitiría regresar a Trotsky”. Nadie está obligado a darle esas garantías al señor Dies, que no es ni el presi­dente de los Estados Unidos, ni el secretario de estado, ni siquiera un cónsul oficial. La Secretaría de Gobierno de México le dio, por escrito, plenas garantías al cónsul de Estados Unidos en este país de que yo podía ir libremente a los Estados Unidos y volver a México. El intento de Dies de descargar sobre el gobierno de México la responsabilidad de su cambio de opinión es totalmente desleal.

El 12 de octubre recibí una invitación del Comité para presentarme ante él el 12 de noviembre en Austin, Texas. Inmediatamente pedí a dos de mis colaboradores de los Estados Unidos que me ayudaran a ubicar los documentos, las citas, los datos necesarios para traducir­los al inglés, y etcétera, porque consideré que el rol y la obligación de un testigo en un caso tan importante son muy serios.

El 2 de noviembre el representante del Comité. J.B. Matthews, le informó a mi apoderado, el señor Goldman, que la audiencia se había postergado para diciembre (entre el 10 y el 15), pero le aseguró al mismo tiempo que mi presentación estaba garantizada “en un cien por ciento”. El señor Goldman, en total acuerdo conmigo, le explicó al señor Matthews, el investigador principal del Comité, que mis objetivos políticos por supuesto no tenían nada en común con los objetivos políticos reaccio­narios del señor Dies, que a lo único que yo me podía comprometer era a decir la verdad. Temo que ésta sea la razón por la cual el señor Dies abandonó su plan. Si yo quisiera caracterizar, severa pero autorizadamente. esta actitud, la consideraría “un procedimiento sórdido”.

El señor Dies dice que puede enviar un investigador a México que “tome nota de la declaración de Trotsky”. Pero yo nunca invité a México a su representante, y no me interesa si se presenta o no ante mí con la garantía de que se le permitirá volver a Estados Unidos. En lo único en que estuve de acuerdo fue en hacer una declara­ción pública ante un comité de la Cámara de Represen­tantes con plena posibilidad de dilucidar, examinán­dolas rigurosamente, todas las cuestiones que no estén claras. Si el señor Dies quiere conocer mis opiniones únicamente por escrito, puede leer mis libros.



[1] “Dies se echa atrás”. Socialist Appeal, 23 de diciembre de 1939.



Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?