Obra de LT Menu Biblioteca Menu Publicaciones Menu Estudios Menu Novedades

Las relaciones comerciales ruso-alemanas[1]

 

 

14 de noviembre de l931

 

 

 

El documento titulado ¿Es posible una Alemania soviética? sólo demuestra lo importante que era para el gobierno soviético elaborar un plan modelo de cooperación entre la Unión Soviética y Alemania precisamente a comienzos de la crisis. En este momento sería de un valor agitativo indiscutible. Lo menos que puede hacerse ahora es tratar de recuperar lo que se perdió.

Por falta de tiempo apenas eché una ojeada al manifiesto antisoviético del Leipziger Volkszeitung (Periódico del Pueblo de Leipzig), pero salta a la vista su estúpida superficialidad. En 1917 los socialdemócratas rusos sostenían que la dictadura del proletariado estaba muy bien para un país altamente industrializado, pero de ningún modo para la atrasada Rusia, donde sólo podía provocar desastres. Además, la dictadura no podía durar más de tres días, que luego se extendieron a tres semanas. Esta fue la caracterización socialdemócrata de la Revolución de Octubre. Ahora, catorce años después, los socialdemócratas alemanes dicen que el régimen soviético, es decir la dictadura del proletariado, está bien para un país atrasado, de grandes dimensiones y con una sorprendente preponderancia del campesinado, etcétera; pero para la Alemania altamente industrializada la dictadura del proletariado seria desastrosa.

Sobre el problema de la colaboración económica entre una Alemania soviética y la Rusia soviética, los socialdemócratas alemanes recurren a las cifras actuales de importación y exportación para demostrar que las relaciones comerciales entre ambos países son insignificantes. Lo único que demuestra eso es que si la Alemania soviética actuara de acuerdo a las reglas de la Alemania capitalista iría al desastre.

Las importaciones industriales de Rusia se ven limitadas por las condiciones crediticias. En el transcurso de unos cuantos años, la economía agraria colectivizada. que ahora es meramente una forma de coerción burocrática, se volvería extremadamente productiva y la capacidad industrial y organizativa de Alemania revolucionaria completamente las relaciones económicas entre ambos países. Pero, ¿qué sucede con el periodo transicional? Es evidente que Alemania tendría que atravesar unos cuantos años difíciles. Sin embargo, los obreros por lo menos comprenderían por qué se estarán sacrificando. Pero aun durante los años transicionales críticos, suponiendo que el resto de Europa siguiera siendo capitalista, Alemania no estaría aislada del mercado mundial. Una vez que los obreros hayan expropiado a los terratenientes, a los banqueros y a los dueños de fábricas, estarían inmediatamente en condiciones de producir para el mercado mundial a precios más reducidos que los actuales. En estas circunstancias, queda totalmente excluida la posibilidad del bloqueo económico.

Se restablecería inmediatamente el contacto directo con la Rusia soviética, porque entre una Alemania soviética y una Rusia soviética la Polonia capitalista pronto se rendiría. Además, es muy improbable que después de una revolución en Alemania el capitalismo europeo se pueda mantener firme durante mucho tiempo.

Realmente es necesario extenderse más sobre este tema. Tal vez los camaradas alemanes puedan dividirse el trabajo y empezar a reunir material sobre los distintos aspectos del problema. Posteriormente yo podría unirme a este trabajo colectivo.



[1] Las relaciones comerciales ruso-alemanas. The Militant, 21 de noviembre de 1931. Lo que provocó el artículo de Trotsky fue una campaña de propaganda de los socialdemócratas alemanes que tendía a demostrar que ni siquiera la colaboración con la Unión Soviética podría salvar a una Alemania soviética de la catástrofe económica inevitable.



Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?