Obra de LT Menu Biblioteca Menu Publicaciones Menu Estudios Menu Novedades

La fundación del SAP alemán[1]

 

 

14 de diciembre de 1931

 

 

 

Estimados camaradas:

 

Les agradezco la confianza que me manifiestan en su carta del 12 de noviembre. No veo razones para acusarlos de "deshonestidad" y "traición" al frente único proletario, como ustedes dicen, por el hecho de que se hayan afiliado al SAP. No tengo la menor du­da de que son muy serios en lo que respecta a la re­volución proletaria. Su crítica al Partido Comunista es correcta; sin embargo, ustedes ahora no contraponen al Partido Comunista otro partido consecuentemente revolucionario, sino su idea de lo que debe ser tal partido. Esta idea puede ser excelente, y en verdad no es mala. No obstante, todavía hay que crear el partido del que ustedes hablan. Ante la opinión pública el SAP es una organización bastante confusa, con una direc­ción completamente ajena al marxismo revolucionario y políticamente incapaz.

Ustedes se dicen comunistas y declaran su solida­ridad con las ideas que yo represento. Se plantean el objetivo de ganar al SAP para el verdadero comunismo marxista. Por supuesto, apruebo este objetivo y trataré de apoyarlos en todo lo que me sea posible. Sin embar­go, yo no presentaría al SAP, en su situación actual, como un partido sino como una formación transicional en cuyo seno hay distintas tendencias que tratan de captarse unas a otras. Dentro de los marcos de este "partido" transicional, ustedes, los elementos comu­nistas marxistas, constituyen una fracción que cuenta con una plataforma claramente definida, y luchan abierta y enérgicamente por ella.

No puedo aprobar su propuesta de que todos los grupos comunistas de oposición entren al SAP. En primer lugar, estas organizaciones son de tendencias muy diferentes, y -como ustedes mismos dicen correctamente- no son organizaciones de masas sino cuadros, y los cuadros sólo son valiosos cuando sus objetivos son muy claros y conscientes. Sería absurdo unificarse con los brandleristas, los ultraizquierdistas, los antiparlamentaristas, etcétera.

En segundo lugar, al Partido Comunista Alemán lo siguen millones de trabajadores. Es evidente que ustedes subestiman este hecho. Se puede influir sobre estos trabajadores, especialmente ahora, cuando los propios acontecimientos plantean con urgencia los problemas. La Oposición de Izquierda comunista (bolchevique leninista), aunque expulsada del partido, se considera parte integrante del Partido Comunista y trata de influir de todas las maneras posibles en sus militantes proletarios. Es obvio que esta tarea se le dificultaría mucho más si de repente se pasara al SAP. No, ni hablar de esto. También está totalmente excluida la posibilidad de que la Oposición de Izquierda esta­blezca cualquier conexión con el SAP sin que participe el Partido Comunista. Sin embargo, la Oposición de Izquierda puede establecer relaciones muy estrechas y fraternales con la fracción comunista del SAP sobre la base de sus ideas comunes, en el supuesto de que éstas realmente existan, sin apresurarse a formar ninguna estructura organizativa.

¿Mantienen ustedes algún tipo de relación con la Oposición de Izquierda? ¿Reciben sus publicaciones?

Seguiré con mucho interés el desarrollo de los acon­tecimientos y les quedaré muy agradecido si me mantienen al tanto.

Con saludos revolucionarios,

 

Suyo,

L. Trotsky



[1] La fundación del SAP alemán. Oktober Briefe, febrero de 1933. Traducido [al inglés] para este volumen [de la edición norteamericana] por Robert Cantrick. Se trata de una carta a los miembros del nuevo Partido de los Trabajadores Socialistas (SAP) de Frankfort, que se organizó en octubre de 1931, después de que los socialdemócratas expulsaron a una cantidad de dipu­tados al Reichstag izquierdistas, encabezados Por Max Seydewitz y Kurt Rosenfeld. En la primavera de 1932 hubo una escisión en la Oposición de Derecha comunista alemana (brandleristas), y un ala encabezada por Jacob Walcher ingresó al SAP. Al retirarse Seydewitz y Rosenfeld del SAP, los ex brandleristas se convirtieron en sus dirigentes. En 1933 el SAP acordó trabajar con la Oposición de Izquierda para formar una nueva internacional pero al poco tiempo cambió de Opinión y se convirtió en adversario de la Cuarta Internacional.



Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?