Obra de LT Menu Biblioteca Menu Publicaciones Menu Estudios Menu Novedades

¡Acercarnos a los proletarios de las razas de “color”![1]

 

 

13 de junio de 1932

 

 

 

Al Secretariado Internacional

(Copia al Comité Nacional de la Liga norteamericana)

 

Recibí una copia de la carta fechada el 26 de abril de 1932 enviada por una organización de camaradas negros de Johannesburgo. Me parece que esta carta es muy importante y sintomática. La Oposición de Izquierda (bolcheviques leninistas) puede y debe convertirse en la bandera de los sectores más oprimidos del proletariado mundial, y por lo tanto, en primer lugar, de los trabajadores negros. ¿Cómo fundamento esta propuesta?

La Oposición de Izquierda es en la actualidad la tendencia más coherente y revolucionaria del mundo. Su actitud severamente crítica hacia todas las variantes de la arrogancia burocrática dentro del movimiento obrero le permite escuchar con atención especial la voz de los sectores más oprimidos del movimiento obrero y del conjunto de los trabajadores.

La Oposición de Izquierda recibe los golpes del aparato stalinista y de todos los gobiernos burgueses del mundo. Este hecho, que pese a todas las calumnias penetra gradualmente en la conciencia de las masas, despierta, cada vez en mayor medida, las cálidas simpatías de los sectores más oprimidos de la clase obrera internacional hacia la Oposición de Izquierda. Desde esta perspectiva, la carta que nos enviaron los camaradas sudafricanos no me parece accidental sino profundamente sintomática.

En su carta, a la que siguen veinticuatro firmas (con la acotación “y otros”), los camaradas sudafricanos expresan un particular interés en los problemas de la revolución china. Hay que reconocer que este interés está plenamente justificado. Las masas trabajadoras de los pueblos oprimidos, que tienen que luchar por elementales derechos nacionales y por su dignidad humana, son precisamente las que corren mayor riesgo de sufrir las consecuencias de las confusas posiciones de la burocracia stalinista sobre el tema de la “dictadura democrática”.[2] Bajo esta falsa bandera, la política a lo Kuomintang, es decir, el vil engaño y el aplastamiento impune de las masas trabajadoras por su propia burguesía “nacional”, todavía pueden causar un enorme daño a la causa de la liberación de los trabajadores. El programa de la revolución permanente, basado en la irrefutable experiencia histórica de una cantidad de países, puede y debe asumir una importancia fundamental para el movimiento de liberación del proletariado negro.

Los camaradas de Johannesburgo pueden no haber tenido todavía la oportunidad de enterarse más a fondo de las posiciones de la Oposición de Izquierda sobre problemas más importantes. Pero éste no puede ser un obstáculo para que nos acerquemos a ellos lo más posible, ahora mismo, y los ayudemos, fraternalmente, a ir adoptando nuestro programa y nuestras tácticas.

Si diez intelectuales de París, Berlín o Nueva York, que ya han pasado por varias organizaciones, nos plantearan que quieren ligarse a nosotros, yo daría el siguiente consejo: sometámoslos a una serie de exámenes sobre todas las cuestiones programáticas, sometámoslos a la lluvia y al sol y luego, después de un cuidadoso control, aceptemos a lo sumo a uno o dos.

El asunto cambiaría radicalmente si se tratara de diez obreros ligados a las masas. No hace falta explicar nuestra actitud diferente hacía un grupo pequeñoburgués y hacia un grupo proletario. Pero si el grupo proletario actuara en una zona donde hay obreros de distintas razas y, a pesar de ello, estuviera formando solamente por obreros de la nacionalidad privilegiada, tendría mis sospechas. ¿No serán tal vez de la aristocracia obrera? ¿No estará infectado el grupo de prejuicios esclavistas, activos o pasivos?

Pero la situación es totalmente distinta cuando se nos acerca un grupo de trabajadores negros. En este caso estoy dispuesto de antemano a dar por seguro que llegaremos a un acuerdo con ellos, aunque todavía no sea evidente, porque los trabajadores negros, en virtud de toda su situación, no pueden degradar, oprimir ni privar a nadie de sus derechos. No buscan privilegios y no pueden llegar a la cúpula si no es por la vía de la revolución internacional.

Podemos y debemos encontrar el camino hacia la conciencia de los trabajadores negros, chinos, hindúes, a todos los oprimidos de ese océano humano que constituyen las razas de color, que son las que tendrán la última palabra en el desarrollo de la humanidad.

 

L. Trotsky



[1] ¡Acercarnos a los proletarios de las razas “de color”! The Militant, 2 de julio de 1932. La carta de Johannesburgo a la que se refiere Trotsky apareció en el numero del 4 de junio de ese periódico. Estaba dirigida a la Liga Comunista de Norteamérica y expresaba la decisión de los firmantes de pedir la afiliación a la Oposición de Izquierda, hacer circular su literatura, etcétera. El siguiente párrafo explicativo de su carta es especialmente interesante: “¡Camaradas! No se preocupen por que todos nosotros seamos negros ni piensen que intencionalmente nos rehusamos a unirnos con los camaradas europeos. No, no es así. Hace recién dos meses que empezarnos a considerar la unificación con ustedes. Aunque es difícil para un camarada negro organizar a un obrero europeo, esperamos que más adelante los militantes blancos sigan nuestra dirección. El problema racial dificulta la organización. Generalmente, hasta en problemas tales como la organización revolucionaria, se considera inferiores a los trabajadores negros y superiores a los europeos. Hasta ahora hemos funcionado con el nombre de Partido Comunista de Africa.”

[2] Dictadura democrática del proletariado y el campesinado: fórmula utilizada por Lenin antes de 1917 para señalar el objetivo de los bolcheviques, después de la Revolución de Febrero descartó esta perspectiva y reorientó a los bolcheviques hacia la toma del poder y la instauración de un estado obrero, la “dictadura del proletariado”. Después de la muerte de Lenin, los stalinistas resucitaron esa consigna y la utilizaron para justificar la colaboración de clases entre los obreros y los capitalistas en China, lo que llevó a la aplastante derrota de la revolución de ese país en 1925-1927.



Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?