Obra de LT Menu Biblioteca Menu Publicaciones Menu Estudios Menu Novedades

Tres editoriales[1]

 

 

Abril de 1930

 

 

 

El fusilamiento de los oposicionistas

 

El asesinato de Blumkin fue sólo el comienzo. Nos hemos enterado del fusilamiento de otros dos mili­tantes de la Oposición, los camaradas Silov y Rabino­vich[2]. Es obvio que ese cuento idiota sobre la partici­pación de los oposicionistas en el sabotaje al sistema ferroviario tenía otra finalidad: la de fabricar, si se quiere, alguna explicación para el ataque termidoriano contra los bolcheviques leninistas. Pero los camaradas Silov y Rabinovich no tuvieron absolutamente nada que ver con el “sabotaje" ni con los ferrocarriles.

El hecho de que Stalin haya ocultado hasta ahora que fusiló a Blumkin demuestra que no tiene ninguna explicación para este asesinato a traición. Los motivos que tuvo Stalin para cometer estos nuevos crímenes se explican por su deseo de venganza y su miedo de usurpador.

Demás está decir que el asesinato no intimida a la Oposición; tampoco le impedirá a Stalin cometer nuevos crímenes. Hemos sufrido duros golpes a causa de los crímenes del aparato stalinista. Pero no identifi­camos el aparato con el partido. El castigo a la política asesina de la fracción stalinista es un derecho de todo el partido. Recae sobre nosotros, que lo integramos.

 

Cristian Georgevich Rakovski corre peligro

 

En el último numero del Biulleten informamos sobre la salud del camarada Rakovski. Ahora tenemos infor­mes nuevos y todavía más inquietantes acerca de su estado. Se nos dice que a principios de marzo Cristian Georgevich sufrió un serio ataque cardíaco. Fue el segundo en pocos meses. El ataque se produjo a las seis de la mañana. Los médicos temían que si no se lo tras­ladaba a un sanatorio en un clima más benigno su salud empeoraría. El traslado posterior del camarada Ra­kovski -a Barnaul- es un desastre.

El 26 de marzo la familia de L.D. Trotsky envió un telegrama desde Constantinopla a la familia de Rakovs­ki a Barnaul. Su texto era el siguiente: “Sumamente preocupados por la salud de Cristian." No hubo res­puesta. Es evidente que el telegrama fue interceptado. ¡Al hacer públicos los hechos de un atentado criminal contra la vida del camarada Rakovski, nos dirigimos nuevamente a todos los amigos, llamándolos a que nos ayuden a salvarlo!

 

A nuestros amigos en el extranjero

 

La profunda crisis que conmovió a la economía soviética y al partido otorga especial gravedad y apre­mio al problema de establecer buenas comunicaciones con la Unión Soviética. Es necesario poner al día nuestro Biulleten en materia de correspondencia, artículos e información en general desde la URSS. Esta y cualquier otra tarea pueden realizarse; sólo se necesita iniciativa, ingenio y persistencia.

Rogamos encarecidamente a nuestros amigos en el exterior que no redoblen sino que decupliquen sus esfuerzos en bien del mantenimiento de nuestro Biu­lleten. No pierdan ninguna oportunidad de mandarnos la ayuda que tanto necesitamos; envíen literatura, obtengan información, creen o fortalezcan vínculos.

Es necesario enviar a Rusia direcciones extranjeras adecuadas para la recepción sistemática de corres­pondencia. Cuantas más direcciones tengamos, cuanto más abundante sea la correspondencia, mayor será la capacidad del Biulleten para comentar de manera exhaustiva y actualizada las tareas de la Revolución de Octubre, que en estos momentos atraviesa una grave crisis.

Hay que estudiar cuidadosamente las cartas y artículos de la URSS que reciba la redacción.

No es menos importante enviar el Biulleten a la URSS, aunque sea en ejemplares individuales. La can­tidad de turistas que entran y salen de allí es muy grande. El porcentaje de los que simpatizan con noso­tros, según afirman nuestros amigos en el exterior, es muy alto. Sólo se necesita una buena organización. Debemos designar a camaradas que se especialicen en establecer los contactos y tomar los recaudos necesa­rios para la comunicación y el transporte.

¡Manos a la obra! ¡No hay tiempo que perder!



[1] Tres editoriales. Biulleten Opozitsi, Nº 10, abril de 1930. Traducido del ruso [al inglés] para este volumen [de la edición norteamericana] por Iain Fraser.

[2] Silov y Rabinovich: militantes de la oposición ejecutados por la GPU poco después del fusilamiento de Blumkin, acusados de “sabotaje al sistema ferroviario”.



Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?