Obra de LT Menu Biblioteca Menu Publicaciones Menu Estudios Menu Novedades

Cómo ayudar a los centristas[1]

 

 

26 de noviembre de 1929

 

 

 

Recibí una carta breve de un camarada que parece estar en un estado de ánimo precapitulador. Por supuesto, proyecta estos sentimientos sobre la mayoría de los exiliados. Su filosofía es "acudir en auxilio del centrismo". Detrás de esta fórmula abstracta, difusa, que suena a liberal, se esconde de hecho un repudio al marxismo. Hay dos maneras de colaborar con el cen­trismo en la etapa en que gira hacia la izquierda: disol­verse en él o hacer un bloque con él -formal o infor­malmente, explícita o implícitamente, dentro de un par­tido unificado que se rige por determinada disciplina, estatutos, etcétera-. Sólo la segunda manera es admi­sible para un marxista. La declaración de Rakovski expresa esta orientación. Hizo un gran esfuerzo por llegar hasta los centristas, con formulaciones que virtualmen­te sólo se refieren a aquello que une o puede unir a la Oposición con ellos en este momento. ¿Es admisible un bloque sobre esa base? Sí, en determinados periodos. En nombre de los objetivos tácticos inmediatos, la Opo­sición puede dejar de lado circunstancialmente los problemas estratégicos, reservándose el derecho y la obli­gación de plantearlos con toda fuerza cuando las circunstancias lo requieran, aun al precio de tener que romper el bloque con los centristas. Esa conducta no es oportunista, sino muy legítima. Y precisamente por esta razón los centristas no aceptaron la declaración. Ellos exigen que la Oposición renuncie a sus principios teóricos. Los centristas no necesitan tanto la ayuda tác­tica de la Oposición como su autodesarme estratégico. En esto siguen totalmente fieles a su línea estratégica. Sólo los traidores pueden hacer un bloque con ellos al precio de la renuncia y la condena de su propio progra­ma. Aunque en general se comete esta traición amparándose bajo la consigna de "ayudar al centrismo", de hecho no se colabora con él contra la derecha sino con­tra la izquierda, y sólo contra ésta. ¿De qué les sirven a los stalinistas Piatakov, Radek y los otros en la lucha contra los bujarinistas? De nada. Pero pueden ser de considerable utilidad en la lucha contra la Oposición de Izquierda. Por el contrario, mantener a la Oposición ideológicamente intransigente sigue siendo el mejor medio de colaborar en la lucha de los centristas contra la derecha. Ya lo explicamos más de una vez en lo que se refiere a los principios. No cabe ninguna duda de que todas las semanas "el patrón" amenaza a sus Klims [Voroshilovs] con estas palabras: "No podemos des­viarnos ahora hacia la derecha; eso es precisamen­te lo que los trotskistas están esperando." Si la Opo­sición desapareciese, los Voroshilovs y sus compin­ches treparían mañana sobre las espaldas de los cen­tristas de izquierda. Pero, por supuesto, éste no es el criterio fundamental para nosotros; hay otras co­sas un poco más importantes. No obstante, es un argu­mento decisivo contra los desertores que traicionan al marxismo, renuncian a él y abusan de él con el ob­jetivo de colaborar con el patrón en contra de Baloven[2] o Klim. No tenemos nada que discutir con esos oportunistas.

Que dejen en el exilio a trescientos cincuenta, trein­ta y cinco o tres personas que sigan fieles a nuestras banderas; éstas continuarán presentes, la línea estraté­gica continuará presente, el futuro estará aguardándonos.

Con saludos para todos los que están firmes, y únicamente para ellos.

Suyo,

 

L.T.



[1] Cómo ayudar a los centristas. Con autorización de la Biblioteca de la Universidad de Harvard. Traducido [al inglés] para este volumen [de la edición norteamericana] por Marilyn Vogt. Se trata de una carta dirigida a los amigos de la URSS.

[2] Baloven, que significa "mascota" o "favorito", era el sobrenombre que le había puesto Lenin a Bujarin, al que llamaba "la mascota del partido". (Nota del traductor norteamericano.)



Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?